We Love

La intención de Las Oreiro fue equiparar su propio ADN con el de la mujer que mejor representaba las virtudes del género. En esa búsqueda histórica, se destacó como ícono absoluto de la esencia de la mujer que representa la marca, la emblemática pin up girl surgida en Estados Unidos a mediados de la década del cuarenta. Esa chica de calendario que supo darle a la sociedad aquello que le estaba faltando, una actitud desafiante que hiciera de cada detalle un acontecimiento relevante, cambiando así el paisaje de la cultura popular reinante, creando un nuevo espacio en donde pudiese desarrollar y explotar sus encantos naturales.

La mujer Oreiro tiene un espíritu ligeramente ingenuo, que con movimientos sensuales gobierna su propio destino y en ocasiones, condiciona sugestivamente el de los demás. Participa de una vida social activa, tomando partida de cada conversación, sonriente sin ser tonta y divertida sin ser grotesca. Su espontaneidad le otorga cierta autoridad para exteriorizar libremente sus ideas. Su pose icónica está compuesta por detalles mínimos, esos que marcan una enorme diferencia entre el ser y la nada.

La mujer Oreiro estuvo presente en cada
momento de la historia.